Cómo cambia la moral con la lengua (I)

Moral typewriter

Es increíble cómo puede cambiar la moral en una lengua extranjera. Un artículo de Scientific American por Julie Sedivy que encontré en la web procura desentrañarlo. Asumiré el desafío de traducirlo, a cuenta de la dificultad que esto entraña.

¿Qué define lo que sos? ¿Tus hábitos, tus gustos estéticos, tus recuerdos? Si te aprietan, vas a decir que, si alguna parte de vos que está en tu núcleo, que sea imprescindible en lo que sos, entonces es tu núcleo moral, tu sentido profundo del bien y del mal.

Y sin embargo, como le sucede a otra gente que habla más de un idioma, a menudo tenés la sensación de que sos una persona un poco distinta en cada idioma: más resuelto en inglés, más relajado en francés, más sentimental en checo. ¿Es posible que, además de estas diferencias, tu brújula moral apunte a direcciones un poco distintas según la lengua que estés usando en ese momento?

Próxima semana: la psicología estudia este fenómeno.

Anuncios

7 comentarios sobre “Cómo cambia la moral con la lengua (I)

  1. Supongo que influye la percepción que tenemos de otros países, porque de lo que no hay duda es que cada país parece tener una identidad propia muy diferenciada de los demás.
    Muy interesante, Fabio.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Estructuras mentales muy diferentes. Por ejemplo: un mediterráneo usualmente es muy efusivo para demostrar afecto, mientras que un alemán mantiene la distancia porque lo contrario le resulta una invasión. Todo eso también influye en la percepción de las palabras y conceptos.

      Le gusta a 1 persona

    1. Excelente pregunta.
      Una anécdota al respecto: hasta mediados del siglo XIX, los japoneses no conocían palabra para “derechos”, simplemente no los tenían en su universo moral y jurídico; la Era Meiji trajo una constitución de estilo occidental y, con ella, aparecieron muchos conceptos nuevos.

      Le gusta a 1 persona

      1. Eso ocurre con muchas ideas y conceptos que son también producto del mal llamado pensamiento “occidental”, evidentemente muy influenciado por las religiones, como la católica.

        Me gusta

      2. Te lo voy a decir de otro modo: cada vez que se traduce una obra influyente, la cultura que la recibe experimenta algo nuevo, desconocido, inesperado. Y quien lleva sobre sus hombros la labor de traducir tiene una menuda tarea: trasladar conceptos.

        Me gusta

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.