Botijas en cana. Acto II, escena 4. Ganar dinero.

knastkinder_intro_555_200

Advertencia: no apto para menores de 12 años. Vocabulario incorrecto y escenas violentas.

(Semana anterior: Tramando planes).

Jonathan, Ariel, Mariel y Diego se acuclillan en el piso.

ARIEL: Vas a quedarte un buen rato con nosotros acá.

JONATHAN: Eso es imposible. La semana que viene vuelve a empezar el liceo.

MARIEL: ¿Vas al liceo?

JONATHAN: Todos van al liceo o a la escuela. Te lleva la policía si no querés ir.

DIEGO: Aquí, la policía te agarra por cualquier cosa. Pero nunca me dijeron que la policía te meta en cana por no ir al liceo. Seguir leyendo “Botijas en cana. Acto II, escena 4. Ganar dinero.”

Poema ganador en 5ª votación para antología, ahora se viene la 6ª

Muy agradecido con “Salto al Reverso” por esta distinción. Invito a los lectores a participar en esta nueva instancia de votación con Oriente cercano:
Linterna_japonesa_MVD

Guardar

Guardar

SALTO AL REVERSO

2543171151_91c12e36c6_b «Cherries», por Benson Kua (CC BY).

Resultados de la votación 5

Hola a todos. Continuando con el proceso de selección de obras para la antología, cerramos la votación 5. Más información aquí: Antología.

Para consultar las bases completas, hagan clic aquí: Votaciones para la antología.

Gracias a todos por votar. Los resultados son los siguientes.

¡Felicidades a los ganadores!

Poesía 5

Poesía 5

Plasticas 5

Los ganadores de la votación deberán llenar un formulario de permisos de publicación (que les será dejado en su entrada ganadora en breve). Si no lo hacen antes del 10 de abril, su obra no será incluida en la antología y se destinará ese espacio a la entrada que haya ganado el segundo lugar en las…

Ver la entrada original 24 palabras más

El sujeto traductor y la traducción de culturas: la necesidad de un proyecto de traducción

poster-iapti-fabio-abril-2017

El sujeto traductor sufre con su invisibilidad. Al mismo tiempo, su conocimiento es finito. La única manera de lograr la mejor traducción posible para una situación intercultural dada es siendo fiel a su propio proyecto de traducción. Es la única forma en que el sujeto traductor puede estar seguro de jugar limpio ante las incertidumbres que presentan los ámbitos inexplorados. Un tributo a Antoine Berman, filósofo y crítico de la traducción.

Así se resume la ponencia que presentaré en la IV Conferencia Internacional de IAPTI (Asociación Internacional de Profesionales de la Traducción y la Interpretación), que se realizará en el Hotel Claridge de Buenos Aires los días 22 y 23 de abril de este año. Todas las presentaciones serán en inglés.

Pueden ver más información en la página web de la conferencia.

Guardar

Guardar

Arqueología con textos y contextos

SONY DSC
Hay momentos que no se pueden describir con palabras. Tampoco es sencillo textualizar un contexto que solo se percibe con todos los sentidos. Y con presencia real. Porque una instalación es así, demanda recorrerla, palparla, aprehenderla en todas sus dimensiones. Y detalles. Y textos. Y contextos.

Arqueología, una instalación de Eloísa Ibarra, sorprende por su sencillez y preciosismo. Varias publicaciones artísticas, historiográficas y arqueológicas pueblan el exhibidor de acrílico transparente, alternadas con fotos, recortes de periódicos, planos a mano alzada y algunos objetos arqueológicos. Todo lleva a la pieza más importante, un pétreo cubo con códigos QR que da para sospechar si no será una verdadera antigüedad olvidada. Porque todas las publicaciones agregadas así lo atestiguan. Venerables libros que los entendidos conocen presentan párrafos o líneas con alusiones a esta extraña pieza. La localidad de Fraile Muerto se ve conmocionada por el hallazgo. Un libro en francés y un folleto en inglés dan cuenta de la relevancia internacional del fenómeno.

¡Qué bien hecho que está! Con preciosismo en el detalle. Con dominio de las técnicas expresivas. Un manejo impecable de la textura fina de los materiales. Todo parece antiguo. Todo semeja autenticidad. Hasta la pieza arqueológica. Apócrifa, claro está, como todos los demás textos. Pero parece…

Encanta esta obra tan sencilla de recorrer con los ojos, que tienta a tocarla y acariciarla, que invita a leer. Sí, a leer. Porque más de una vez habremos tropezado con un cuadro indescifrable o una escultura de rara inspiración que nos impone salir corriendo a informarnos para entender mejor, ese arte raro que no es para cualquiera. Pero Arqueología es distinta, es para todo público, de verdad. La invitación a leer se da en la propia obra artística. Invitación a leer, pensar, meditar… y terminar adivinando que es todo puro arte. Muy bien concebido, elaborado con cariño y presentado con distinción.


Eloísa Ibarra (Montevideo, 1968) es una magnífica artista plástica, cuyo talento conozco desde muy temprana edad, porque fuimos compañeros de clase durante catorce años. Es indescriptible la satisfacción que sentí cuando nos contó que había sido galardonada con el Gran Premio Adquisición MEC, 57º Premio Nacional de Artes Visuales “Octavio Podestá”, conferido por el Ministerio de Educación y Cultura. Su obra estuvo expuesta en el Museo Nacional de Artes Visuales del Parque Rodó, ahora integra parte de su acervo. Una digna integrante del mundo artístico nacional está ahora representada en donde merece.

Un aplauso para Eloísa. Broche de oro para dos mil dieciséis.

La peluca de rastas

Dreadlocks back

Isaura me acarició las rastas, mientras me dormía despacio sobre las sábanas verdosas. El humo de marihuana apenas brotaba de los restos del cenicero de madera. Se acarició la barriga de seis meses donde Roni disfrutaba de su confort amniótico. Se recostó boca arriba y poco a poco fue conciliando el sueño.

***

—Crispín, no te me quedes. Te tengo que hablar.
Abrí los ojos medio despistado. Hacía tiempo que no escuchaba esa voz.
—Crispín, mi hijo querido. Te estás quedando. Ya no te queda tiempo.
Era mamá. Se me apareció en una visión radiante. Su figura esbelta flotaba encima de la perfecta redondez de la barriga de Isaura. Mis rastas adornaban el conjunto.

***

Las rastas. Esa moda rara que a papá no le gustaba nada, ahora era un furor. Mucha gente quería lucirlas. Pocos tenían paciencia para hacérselas. Fue otro de mis caprichos. Papá no supo detenerme. Como tampoco pudo frenarme otras cosas.

***

A los quince traje a la casa una novia de rastas que fumaba marihuana. Papá fumaba en pipa mientras me veía envuelto en humo verde, yo parecía tan feliz con esa chica de ideas raras. Yo aprendía como podía lo que era el amor. Había tenido durante doce años el feliz ejemplo de mis padres. Yo también quería hacer mi vida, reinventarme, lo hacía como me salía. Papá no rehizo su vida, siguió muy solo. Nadie iba a poder ocupar el lugar de mamá, y no tenía forma de darme una nueva madre. Le remordía la conciencia por no haberme hablado nunca con claridad sobre la muerte. Yo no sufría con la palabra muerte, no me dolía; la desconocía. Y corría peligro de terminar desconociendo también la palabra vida.

Seguir leyendo “La peluca de rastas”

Scheherazade narra sus secretos

El título parece remitir a Las mil y una noches, ¿verdad? 😀

En realidad, es una interesante entrevista a Scheherazade Surià, colega traductora de alemán e inglés, que además escribe el imperdible blog En la luna de Babel.

No dejen de escucharla, está muy interesante.

Errores típicos al escribir un libro

self-publishing

Español al Día

Por:    Carmen Guillén

Si el otro día pensaba en esos lectores que también son escritores, hoy lo vuelvo a hacer. Os traigo una serie de errores típicos al escribir un libro que quien más y quien menos ha cometido alguna vez. ¿Estáis de acuerdo con ellos? ¿Pondríais algunos más?

Vamos a enumerarlos:

  1. Los detalles y la excesiva adjetivación es lo que más abunda en muchos textos literarios. ¡Error! Para hacer una lectura agradable, sencilla y amena, debes poner los detalles precisos y no cargar el texto en exceso de ellos. Estos sólo consiguen aburrir al lector y que cada vez se sienta más perdido en tu lectura.
  2. No te pones en la piel del lector. Cuando escribimos, debemos hacerlo pensando además de que nos guste a nosotros mismos, que le guste a nuestros lectores. Por ello, antes de empezar, te recomendamos que selecciones el público al que quieres dirigir…

Ver la entrada original 286 palabras más

Una entrevista no publicada

Si llegás a leer esto, no digas nada, o te pego. Es impublicable. ¡Shhh!

Historias Furtivas

large_1490548354111

-Buenas noches, usted es reconocido por su inteligencia. Desde su óptica, ¿cómo identifica a una persona inteligente?
-Buenas noches, contestando a tu pregunta he notado que un humano inteligente es aquel que no necesita demostrar que lo es; por lo tanto, una persona que nunca hace manifestaciones excesivas o innecesarias de su inteligencia es en extremo inteligente.
-Según usted, ¿la inteligencia humana va en ascenso o atraviesa por un momento de declive?
-Ni en ascenso ni en declive. Si bien la humanidad a mutado en múltiples aspectos, en otros se mantiene con las mismas características de un cavernícola.
-En ese sentido, ¿qué aspectos destacaría?
-No pretendo ser pedante, pero ya que mi profesión implica un alto grado de observación he constatado innumerables casos de personas brillantes que suelen opacar su talento, haciéndose pasar por tontas para no sobresalir de la masa conformada mayormente por humanos promedio y bajo promedio, que…

Ver la entrada original 239 palabras más

Leyendo cien textos solidarios

portada_peqVos querés saber. El público quiere saber. Yo te voy a contar en qué andamos con el libro El mundo en tus manos.

Para que sepas lo que es trabajar en la redacción, imaginate. Para organizar el libro en capítulos tenés que leer de nuevo todos los cien textos elegidos. Ya los leíste cantidad de veces, analizando, revisando, corrigiendo, buscando detalles para mejorar.

Ahora necesitás otro tipo de lectura. Tenés que empaparte de los textos, dejarte llevar por el argumento, tratar de captar todo el sentido, tratás de encontrar los elementos comunes que te dejen clasificarlos en capítulos, darle un orden y una estructura a cada capítulo.

Ya no leés tanto con la cabeza, es más bien con el cuerpo. Porque el argumento común de este libro es la emoción, atrapada en los escritos. Así, vas a ir sacudiendo al lector o acariciándolo, abriéndole los ojos, provocándolo, soplándole al oído, despertando lo que siente, haciéndolo pensar. Te dan ganas de construir un hilo argumental que le dé sentido a toda la obra. Por eso, es una lectura que te deja disfrutar a pleno de los trabajos. No deja de ser una obligación, pero ¡ojalá que todas tus obligaciones fuesen como esta!

Espero poder terminar pronto esta etapa y tener flor de manuscrito para publicar. Creo que vos también tenés derecho a disfrutar de esta obra como lo estoy haciendo yo. Te voy a seguir contando, vos tenés derecho a saber cómo sigue este trabajo. Vas a ver entradas en mi blog y también en el foro de la comunidad (hacé clic acá). Así, vas a poder recibir y contestar mucho más fácil todos los comentarios.

Ah, por las dudas, te explico. La imagen que ves en esta entrada no es la portada del libro, todavía no está el diseño, pero se muestra la idea principal del titulo, “El mundo en tus manos”, y el subtitulo, “cien textos solidarios”.

Otra vez, muchas gracias a vos y a todos los que colaboran con nosotros.


Fuente: página de Textos Solidarios en Scripto.es.

En Twitter, usá la etiqueta #TextosSolidarios.

Guardar