Etiqueta: Escritores

Revista Scribere n.º 21

Scribere-21

Ojo que te estoy mirando. ¿Querés saber por qué?

Muy fácil. Hacé clic en este enlace:

http://scribereservicioseditoriales.es/wp-content/uploads/2017/06/Scribere-21.pdf

Anuncios

Juan Goytisolo, QEPD

Juan Goytisolo falleció en Marrakesh Hoy, 4 de junio de 2016, ha fallecido en Marrakech, Reino de Marruecos, el reconocido escritor ibérico Juan Goytisolo.

Había nacido en Barcelona el 5 de enero de 1931. Es recordado como uno de los más insignes autores de la llamada Generación del Medio (hijos de la Guerra Civil). Entre sus obras más destacadas se mencionan:

  • Señas de identidad (1966)
  • Paisajes después de la batalla (1982)
  • Cuaderno de Sarajevo (1993)
  • La saga de los Marx (1993)
  • Memorias (2002)

En 2014 le fue conferido el Premio Cervantes, máximo galardón de las letras hispanas.


Fuentes:

Escribir: un placer del escritor y un deber para el redactor

Escribir: un placer del escritor y un deber para el redactor

Un ensayo excelente de la pluma de un joven escritor rioplatense. Me encanta.

Mientras escribo este ensayo, mi mente retrocede varios peldaños en la memoria hasta reencontrarse con el recuerdo de mi niñez. Viajo a través de los años, como la escritura, que es un modo de trasladarse en el tiempo. Me acuerdo del otoño de 1998. Yo tenía ocho años, una edad complicada para entender el porqué de algunas situaciones, como la de despertarse una mañana y asimilar, sin anestesia, que una persona a la cual querés ya no está. Ese día, me encerré en mi cuarto, mientras que el resto de mi familia estaba en el comedor, y empecé a escribir sobre que lo había sentido al escuchar la triste noticia.

Escribir es traducir los gritos internos en frases silenciosas que hablan en un papel. La escritora Marguerite Duras dice que cuando una persona escribe, su escritura se parece a un aullido, pero sin ruido, es como un espejo en donde…

Ver la entrada original 1.250 palabras más

Revista Scribere nº 20

Revista_Scribere_20

Tu techo es el cielo. Sin límites para seguir creciendo. A volar se ha dicho.

Porque esta edición viene recargada:

  • Julio Cortázar conecta con las emociones del lector
  • Friedrich Dürrenmatt nos muestra la confusión del mundo
  • Cinco consejos para encontrar tu estilo

Muy fácil. Hacé clic en este enlace:

http://scribereservicioseditoriales.es/wp-content/uploads/2017/05/Scribere-20.pdf

Para ser escritor

Featured Image -- 6477
Comparto con los queridos lectores estas líneas de mi colega Jimmy García Ferrer.
Las comparto al cien por cien. Porque todos quienes blogueamos escribimos, aspiramos a ser leídos, pero… cuando comenzamos a leer, ¿alguna vez pensamos que nos íbamos a dedicar a escribir? ¿O en realidad estábamos entusiasmadísimos con esas fascinantes líneas que retenían al libro en nuestras manos? La respuesta es evidente. Admirábamos lo que leíamos. No nos poníamos a pensar cómo lo pudo escribir. Simplemente leíamos.

Letras & Poesía

Desde que comencé a escribir una pregunta me ha rondado la cabeza asiduamente, forzando mi materia gris y llenando folios enteros. Es imposible no preguntarse qué se necesita para ser escritor. Estoy seguro de que es una pregunta recurrente en aquellos escritores y lectores voraces que encuentran en las palabras el cobijo que siempre buscaron o la bravura que siempre tuvieron.

Simone de Beauvoir, en pleno siglo XX afirmaba que “escribir es un oficio que se aprende escribiendo”.  Y esto contraste con lo que el gran Borges defendía: “Que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mí me enorgullecen las que he leído”. A mi parecer, ambas son completamente válidas. Para ser escritor hay que amar la lectura y la escritura a partes iguales, hay que saber que se está leyendo para poder tomar referencias en una próxima sesión de escritura.  Algunos también hablan de que la…

Ver la entrada original 252 palabras más

Sin flotador y sin saber nadar.

Featured Image -- 6101

El Llamado

Últimos pasos.

IMG_3482Me encuentro en la recta final de la revisión de mi primer manuscrito. Para ser precisos, me quedan cuatro capítulos y después a tirarme al agua (pero sin flotador y sin saber nadar bien).

Una vez en el agua cuento con el rumbo hacia mi destino. Ya sé a qué editorial mandarlo, cuáles son los requisitos y cuál es el tiempo estimado de espera. Sé bien que todo va a depender de los benditos ojos que lean mis capítulos y he de aceptar que, al final, todo esto es cuestión de suerte. Puedo clamar al cielo y pedir que mi tesoro (aquí me identifico con el Gollum), caiga en buenas manos. En las de alguien que tenga una línea de pensamiento parecida a la mía, o en las de alguien que, simplemente, se encuentre en un punto de su vida en el que mis palabras adquieran un significado…

Ver la entrada original 565 palabras más