Etiqueta: El mundo en tus manos

Leyendo cien textos solidarios

portada_peqVos querés saber. El público quiere saber. Yo te voy a contar en qué andamos con el libro El mundo en tus manos.

Para que sepas lo que es trabajar en la redacción, imaginate. Para organizar el libro en capítulos tenés que leer de nuevo todos los cien textos elegidos. Ya los leíste cantidad de veces, analizando, revisando, corrigiendo, buscando detalles para mejorar.

Ahora necesitás otro tipo de lectura. Tenés que empaparte de los textos, dejarte llevar por el argumento, tratar de captar todo el sentido, tratás de encontrar los elementos comunes que te dejen clasificarlos en capítulos, darle un orden y una estructura a cada capítulo.

Ya no leés tanto con la cabeza, es más bien con el cuerpo. Porque el argumento común de este libro es la emoción, atrapada en los escritos. Así, vas a ir sacudiendo al lector o acariciándolo, abriéndole los ojos, provocándolo, soplándole al oído, despertando lo que siente, haciéndolo pensar. Te dan ganas de construir un hilo argumental que le dé sentido a toda la obra. Por eso, es una lectura que te deja disfrutar a pleno de los trabajos. No deja de ser una obligación, pero ¡ojalá que todas tus obligaciones fuesen como esta!

Espero poder terminar pronto esta etapa y tener flor de manuscrito para publicar. Creo que vos también tenés derecho a disfrutar de esta obra como lo estoy haciendo yo. Te voy a seguir contando, vos tenés derecho a saber cómo sigue este trabajo. Vas a ver entradas en mi blog y también en el foro de la comunidad (hacé clic acá). Así, vas a poder recibir y contestar mucho más fácil todos los comentarios.

Ah, por las dudas, te explico. La imagen que ves en esta entrada no es la portada del libro, todavía no está el diseño, pero se muestra la idea principal del titulo, “El mundo en tus manos”, y el subtitulo, “cien textos solidarios”.

Otra vez, muchas gracias a vos y a todos los que colaboran con nosotros.


Fuente: página de Textos Solidarios en Scripto.es.

En Twitter, usá la etiqueta #TextosSolidarios.

Guardar

Ya está el poema para el booktrailer

logo-pluma-solidaria-mundoGracias a tu participación en este proceso, ya está el poema para que el proyecto Textos Solidarios pueda presentar el libro El mundo en tus manos. Sí, un poema para el booktrailer, que vos ayudaste a elegir con tu voto.

Muchas gracias a todos los autores que enviaron sus poemas. El seleccionado es Invadidos de esperanza, firmado por Jan Taló. Muchas gracias a vos y a todos los demás lectores que participaron con el voto.

Muchas gracias a vos. Sin tu ayuda, este proyecto no sería posible.

Redacción de Scripto.es


Fuente: página de Textos Solidarios en Scripto.es

En Twitter, usen la etiqueta #TextosSolidarios.

Podés elegir la poesía

paper-airplanes_shutterstock_43792207-800x460

Ayer se acabó el plazo para recibir poemas. Por eso, se abrió en seguida el plazo para que podamos elegir entre todos la que mejor sirva. Te estoy hablando de El mundo en tus manos, el libro que ya se viene. El booktrailer va a estar lleno de poesía. Quiero que vos elijas.

Tenemos 27 poemas, todos buenísimos; sería imposible decir cuál es el mejor, y tampoco se trata de eso. Queremos elegir al que mejor transmita el espíritu de este proyecto, al que le llegue más a quien vea en el video muchas manos que van escribiendo cada verso. Tiene que despertar emociones y también interés por conocer más sobre nuestro libro.

Además, esta votación sirve para comprobar cuáles tienen mas aceptación, cuáles llegan más y mejor, para tratar de ubicarlos de alguna forma en el proyecto.

Podés entrar a la votación desde la misma página donde están publicados los poemas, ahí tenés un botón con el que se abre una pestaña independiente con el formulario para votar. De esta forma podés tener abierta al mismo tiempo la página con todos los poemas y también la de votación (que contiene solo los títulos y autores) para que puedas asegurarte de tu decisión.

Solo se admite un voto por persona, que se puede cambiar. Tenés plazo hasta el 28 de febrero, tiempo suficiente para que esta selección llegue a todos los interesados.

Recordá que esto no es una competición, no hay ganadores ni premios. Hay, sí, muchos esfuerzos que tiran para el mismo lado. Todos son igual de importantes, todos se merecen que les demos un lugar.

¡Te damos las gracias a vos por tu interés! ¡Sos fenomenal!


Actualización al 5 de marzo: si querés ver el poema ganador, hacé clic aquí.


Fuente: página de Textos Solidarios en Scripto.es

En Twitter, usá la etiqueta #TextosSolidarios.

Cien textos solidarios

smiling_children_in_somalia

Tras concluir la recepción de las colaboraciones a fin de año, podemos decir muy satisfechos que contamos con cien textos para formar nuestro libro solidario.

Entramos ahora en la fase de composición del propio libro, pronto lo estaremos publicando. Como miembro del equipo de redacción, les puedo asegurar que está tomando un gran trabajo (yo me tomé unas semanitas libres, ellos no) para recibir, seleccionar, clasificar, corregir y revisar las colaboraciones. Una tarea compleja y laboriosa en la que cada texto es revisado por varias personas. Se registra cada opinión, cada pequeño aspecto mejorable, cada criterio y cada corrección posible. Conscientes siempre de que todos y cada uno de esos relatos y poemas nos han llegado como resultado del esfuerzo, la ilusión y la admirable voluntad de ayudar de sus autores. Seguir leyendo “Cien textos solidarios”

Tu texto solidario tiene plazo hasta el 31

nena-lentes-lapiz-colitasDesde la redacción de Scripto.es te queremos dar las gracias por todos los textos que tenemos. Están buenísimos. Se ve que hay mucho entusiasmo en la gente. Es por eso que decidimos prolongar el plazo de recepción de textos hasta el 31 de diciembre. Así, podemos terminar el año 2016 cerrando un ciclo, y en 2017 nos ponemos en marcha con la publicación del libro El mundo en tus manos.

Estamos muy contentos con la respuesta que tuvimos a esta iniciativa solidaria. Se notan las ganas de aportar y ayudar con lo que cada uno puede. Es fantástico poder leerte y contar también con tu texto.

Así que, si todavía no enviaste tu texto, ¿qué estás esperando? Te damos dos semanas hasta el 31 de diciembre para mandarnos lo que quieras: relato, poesía, reflexión, ensayo… ¡Vamos, te toca, es tu turno!

Los textos se envían a la dirección redaccion@scripto.es firmado con tu nombre o seudónimo (si estás llevando un blog, también el enlace). En esta entrada hay más datos sobre el proyecto, por si todavía no te enteraste del tema y te hacen falta detalles.

Esto es todo, amigo. Esperamos que pases unas felices fiestas. Si te dan ganas de colaborar, es fácil encontrarnos.

¡Un saludo!


Fuente: página de Textos Solidarios en Scripto.es

En Twitter, usen la etiqueta #TextosSolidarios.

Guardar

Guardar

En las manos

baby-hand-1422269068ayb
Concluyó la votación de los interesados lectores que se acercan a nuestras páginas. Y el título ganador es:

El mundo en tus manos

Gracias a todos por seguir apoyando este proyecto.

Aprovecho la ocasión para darle la bienvenida a las colegas Yolanda y Casiopea, que ya se integraron con nosotros a la redacción.


Fuente: página de Textos Solidarios en Scripto.es

En Twitter, usen la etiqueta #TextosSolidarios.

Las rastas de peluca

Una contribución al proyecto #TextosSolidarios; reaparece el personaje de Crispín, el de La peluca de rastas, pero ahora más crecido:


dreadlocks_493px-living_statue_miami_beach_flSe miró en el espejo rajado. Se pintó un lagrimón en el cachete rosado. Se mesó con los dedos una rasta rubia. Tanteó en la mesa, qué raro: una gubia.

Crispín estaba a punto de debutar como actor en ese escenario popular. Le habían pedido, por favor, que no rechazara esa ocasión para ayudar. Iba a hacer de él mismo, como había sido antes. Pero ahora, recordando; tenía ayudantes. Los muchachos del barrio carenciado, ellos sí que estaban marginados.

¡Qué asco! Las rastas. Crispín se arrancó la peluca y la tiró al piso. Tiene piojos.

Un par de ojos lo miraron desde atrás de la cortina de arpillera. Un chico al que le habían pedido que leyera. Lo observaba de arriba abajo, entre divertido y resignado. Crispín se sintió extraño, como juzgado.

Ese galponcito con techo de chapa era un teatro improvisado. Y él, si vamos al caso, un actor impensado. Inimaginable el camino que había recorrido desde que era padre. Estimulado por la suave y remota voz de su finada madre.

—Vamos, hora de entrar a escena.

—Pero prolijo, bien plantado, elegante, aliñado.

—No, Crispín. Sé fiel al personaje que fuiste.

—¿Fiel? Si no era fiel a…

—No cambies de tema. El personaje del pasado por un rato estará resucitado. ¿O te olvidaste cómo te encontraron más de una vez…?

Crispín apretó los puños. Pero no quiso seguir insistiendo.

Levantó la peluca de rastas. Con piojos. Se la enfundó en la calva y salió a escena. Dispuesto a declamar monólogos de su imberbe andar desastrado. Con piojos para rascarse en serio. En el escenario de ese barrio carenciado. Cerca de ellos.

Llegarles a ellos. Sentirse como ellos.


Algunos me han preguntado por los antecedentes de Crispín. Hagan clic aquí para verlo.