Etiqueta: Hambre

Busco tus versos

nino-sonriendo-letra-pizarra

Textos Solidarios es un esfuerzo colectivo, un trabajo de equipo. Como integrante, quiero que cada pedacito del libro salga de la creatividad de los colaboradores. Quiero tu opinión para poder decidir.

¿Qué pasó con el título del libro? El mundo en tus manos. Tu aporte y tu voto también fueron importantes para elegirlo.

Te vuelvo a proponer algo parecido. Un guion con poesía para el booktrailer del libro. Busco tu texto. Sí, quiero que esté tu texto. Te agradezco que hagas llegar tus versos. Lo que te salga. Se publica en blog para elegir el mejor.

Como te decía, el texto elegido se va a usar en el video, pero también va en el libro. Para eso, preciso algo concreto:

  • un poema de diez versos, de unas once sílabas cada uno, no necesita rima;
  • que en el texto uses alguna de estas palabras: solidaridad, ayuda, esperanza, cooperación, humanidad; también me sirven palabras derivadas sinónimos;
  • un texto que refleje la esencia solidaria del proyecto, que la idea sea clara y limpia, que ayude a promocionarla.

En el video van a aparecer tomas cortas de diez manos distintas (por el título, ¿viste?) escribiendo esos diez versos. El mejor verso va para el final.

Tu propuesta puede llegar a la redacción de Scripto.es, después se publica y se presenta a votación. Tu voto también cuenta.


Fuente: página de Textos Solidarios en Scripto.es

En Twitter, usá la etiqueta #TextosSolidarios.

Anuncios

Ciencia ficción: “Alive Alive Oh” #03

red-violent-planet


Semana anterior: cómo llegaron hasta G851.5.32, ese lejano y hostil planeta rojo sangre.


Desearía tener una botella de vodka conmigo. El sol está bajo en el horizonte. Si entrecierro los ojos, casi puedo hacer de cuenta que es un brillante atardecer de Swansea, los rayos se reflejan en las nubes bajas y ponen todo el paisaje color rojo. Casi puedo hacer de cuenta que estoy en la rambla Oystermouth, parada junto a la extensa playa, Jacquelyn dándome manija para ponerme en cueros y correr hacia las olas.

Megan tenía la misma ávida curiosidad acerca del mundo como su papá, el científico. La cúpula era asfixiante para el espíritu curioso de una jovencita. Explorábamos los alrededores, pero no me atrevía a llegar muy lejos. Megan se quejaba terriblemente cuando era hora de volver. La cosa se pasó de castaño oscuro cuando la encontraron escapándose en medio de la noche, sin autorización, sin el equipo protector. Owen estaba furioso, pero yo no podía culparla por rebelarse contra las normas y reglamentos.

Ella se quejaba “¿Cómo vamos a aprender más si nos encerramos? Cuando sea grande, voy a vivir en el exterior y voy a recorrer el planeta entero. Voy a estudiar la Peste de los Retornantes hasta que encuentre la cura y podamos viajar de nuevo.” Seguir leyendo “Ciencia ficción: “Alive Alive Oh” #03”