Etiqueta: Rüdiger Bertram

Botijas en cana. Epílogo.

knastkinder_intro_555_200

Advertencia: no apto para menores de 12 años. Vocabulario incorrecto y escenas violentas.

(Semana anterior: La despedida).

La escena está vacía. Diego aparece tras la cortina, se acerca al borde del escenario y se sienta.

DIEGO: No tengan miedo, estoy muerto, pero no soy un zombi, no; soy una especie de ángel. Uno de los buenos.

Las cárceles para botijas como la que vieron, existen de verdad. En las Filipinas, por ejemplo. Pero no solo ahí. No son tan raras como se imaginan.

¿Qué les parece, cómo sigue esta historia? Se los cuento: Jonathan vuela con los padres de vuelta a casa. Ahí hace mucho para que se enteren de las cárceles de botijas. Mucho no puede conseguir. Igual, Mariel y Ariel quedan sueltos. Los dos tienen suerte. La gente de Don Bosco, una obra de ayuda para niños, los auxiliaron. Los dos van a la escuela; en verano, en las vacaciones, Jonathan va a visitar a Mariel. Eso es lindo, ¿no?

Pero es solo una versión, podría seguir así: Jonathan vuelve a casa y se olvida pronto de Mariel. ¿Quién se quiere acordar de los malos tiempos? Ariel y Mariel serán liberados en algún momento. Un par de días después, Ariel queda de casualidad en el medio de dos bandas enemigas y lo balean. Mariel queda de golpe sola. Ahora vive de la calle, y a veces se acuerda de Jonathan. Pero eso también va quedando atrás.

¿Qué versión les gusta más? No me miren así, yo no puedo arreglar eso. Solo soy una especie de angelito, no soy Dios. Hay que joderse.

Diego se para y camina entre medio de las filas de espectadores hacia la salida del teatro.

FIN


BOTIJAS EN CANA. traducción al castellano rioplatense (variante uruguaya) por Fabio Descalzi, a partir de la versión original en alemán de Knastkinder, por Rüdiger Bertram.

© 2007 Rüdiger Bertram (original en alemán). www.ruedigerbertram.com, www.knastkinder.de

© 2008 Fabio Descalzi (esta traducción al castellano). Contacto: fabiodescalzi@netgate.com.uy

IMPORTANTE: para publicar o poner en escena esta obra, es imprescindible ponerse en contacto con el autor.

Guardar

Botijas en cana. Acto II, escena 8. La despedida

knastkinder_intro_555_200

Advertencia: no apto para menores de 12 años. Vocabulario incorrecto y escenas violentas.

(Semana anterior: Pelea).

Jonathan, Mariel y Ariel, que todavía está mal, están acuclillados a un lado de la escena, Pat, Sami y Sara en el otro. Pat mira fijo todo el tiempo a Jonathan, que está sentado cruzado de brazos al lado de Mariel. Se le ve cómo se la trabaja.

ARIEL: Ya no te vas a quedar solo. ¿Me entendiste?

JONATHAN: Ya no soy un pendejo.

ARIEL: Sí que lo sos. Le mostraste qué miserable es su vida. Eso no te lo va a perdonar.

MARIEL: ¿Cómo fue que el cuchillo no te lastimó?

Jonathan saca las piedritas de sus bolsillos.

JONATHAN: Ya son casi cuarenta.

MARIEL: Solo sobreviviste, porque hace tiempo que estás acá. Seguir leyendo “Botijas en cana. Acto II, escena 8. La despedida”

Botijas en cana. Acto II, escena 6. Reencuentro

knastkinder_intro_555_200

Advertencia: no apto para menores de 12 años. Vocabulario incorrecto y escenas violentas.

(Semana anterior: Escribiendo cartas).

Jonathan se dirige al guardia que está parado al borde del escenario y no les pierde la mirada a los botijas. Del otro lado de la escena están sentados Diego y Mariel al lado de Ariel, que está tirado en el piso.

GUARDIA: ¿Qué querés? ¿Celebrar elecciones libres? ¿Convocar a una manifestación? ¿O solicitar una audiencia con el presidente? (Se ríe).

JONATHAN: Es por un negocio. Tengo una carta y mil pesos para que salga de acá. ¿Le alcanza?

Jonathan le da la carta y el dinero al guardia.

GUARDIA: ¿Y esto qué es? ¿Una nota de protesta a las Naciones Unidas?

JONATHAN: Es algo personal.

El guardia cuenta el dinero.

GUARDIA: Entendido.

JONATHAN: ¿Puedo fiarme de usted?

GUARDIA: ¿Qué, parezco un estafador?

JONATHAN: Y hay otra cosa. Mi amigo está enfermo. Precisa ya mismo un doctor.

GUARDIA: Ya lo llamamos.

JONATHAN (esperanzado): ¿De veras? ¿Cuándo viene? Seguir leyendo “Botijas en cana. Acto II, escena 6. Reencuentro”

Botijas en cana. Acto II, escena 5. Escribiendo cartas.

knastkinder_intro_555_200

Advertencia: no apto para menores de 12 años. Vocabulario incorrecto y escenas violentas.

(Semana anterior: Ganar plata).

Jonathan está sentado con Diego en el piso al borde de la escena. En el lado opuesto se acuclillan Mariel y Ariel. Durante la conversación, Jonathan mira a cada rato a Mariel.

JONATHAN: Mariel es muy amable.

DIEGO: ¿Cómo es eso, “amable”?

JONATHAN: Sí, me cae muy bien, es muy amable. Ariel también es amable, pero siempre muy plantado. En cambio, con Mariel es algo, qué se yo…

DIEGO (divertido): ¿Algo… qué?

JONATHAN: No sé, algo… algo más capaz de entenderme, muy amable, no sé. Me gusta, así de fácil. Algo. Seguir leyendo “Botijas en cana. Acto II, escena 5. Escribiendo cartas.”

Botijas en cana. Acto II, escena 4. Ganar plata.

knastkinder_intro_555_200

Advertencia: no apto para menores de 12 años. Vocabulario incorrecto y escenas violentas.

(Semana anterior: Tramando planes).

Jonathan, Ariel, Mariel y Diego se acuclillan en el piso.

ARIEL: Vas a quedarte un buen rato con nosotros acá.

JONATHAN: Eso es imposible. La semana que viene vuelve a empezar el liceo.

MARIEL: ¿Vas al liceo?

JONATHAN: Todos van al liceo o a la escuela. Te lleva la policía si no querés ir.

DIEGO: Aquí, la policía te agarra por cualquier cosa. Pero nunca me dijeron que la policía te meta en cana por no ir al liceo. Seguir leyendo “Botijas en cana. Acto II, escena 4. Ganar plata.”

Botijas en cana. Acto II, escena 3. Tramando planes

knastkinder_intro_555_200

Advertencia: no apto para menores de 12 años. Vocabulario incorrecto y escenas violentas.

(Semana anterior: Aclara).

La mañana después. Jonathan está acuclillado en el piso y se ve congelado. Tirita de frío y pone los brazos alrededor del cuerpo tratando de calentarse.

GUARDIA (gruñe): ¡DE PIE!

Diego, Ariel y Mariel se acercan a Jonathan y se acuclillan al lado de él en el piso.

ARIEL: ¿Dormiste bien?

JONATHAN: ¿Por qué no dijiste que hay un agujero así de grande en el techo? Me empapé cuando llovió de noche.

MARIEL: Se supone que no te tenía que decir lo que tenías que hacer. Seguir leyendo “Botijas en cana. Acto II, escena 3. Tramando planes”

Botijas en cana. Acto II, escena 2. Aclara

knastkinder_intro_555_200

Advertencia: no apto para menores de 12 años. Vocabulario incorrecto y escenas violentas.

(Semana anterior: Llegada).

Los botijas se sientan en el piso y comen. Jonathan prueba un bocado de su plato, pone cara de asco total y tira el plato lejos, que rueda por el escenario.

JONATHAN: ¡Paaaah! ¿Cómo pueden comerse esto? Es inmundo.

ARIEL: Con un sorbo de té está mejor, pero no se pudo.

MARIEL: Dejalo tranquilo.

DIEGO: Cuánto te apuesto que en el Victoria no es mucho mejor, solo más caro.

JONATHAN: Esto no lo como. Seguir leyendo “Botijas en cana. Acto II, escena 2. Aclara”