Etiqueta: Teatro

Chicos en la cárcel. Pibes presos. Botijas en cana (Knastkinder) de Rüdiger Bertram

knastkinder_intro_555_200

Jonathan es un adolescente berlinés, hijo de un filipino y una alemana, de vacaciones en Manila. Se escapa del hotel y lo roban en un barrio peligroso de la ciudad. Un grupo de chicos de la calle lo ayuda, pero todos son apresados por la policía y van a dar a la cárcel. Como cientos de chicos más, quedan encerrados en condiciones infrahumanas. Jonathan no tiene manera de comunicarse con sus padres, no tiene documentos ni dinero. Una pesadilla se le hace realidad. Recién varias semanas después, con un truco logra ponerse en contacto con sus padres, que finalmente pueden rescatarlo de la cárcel. Pero sus nuevos amigos quedan adentro.

Niños en la cárcel. Pibes presos. Gurises encarcelados. Botijas en cana. Así les decimos en mi país. Y hace varios años, a mis manos llegó esta obra de teatro juvenil sobre el tema. Un original en alemán, Knastkinder, escrito por Rüdiger Bertram en 2007. Un amigo me pidió que le hiciese el favor de traducirla al español. La labor de traducción representó un gran desafío. El texto, si bien es muy simple y lineal, fácil de entender, también está lleno de horrores. No solo miserias humanas, también muchas palabrotas. Como no es posible traducir las malas palabras de manera genérica, opté por el español rioplatense en su variante montevideana, y el título elegido fue Botijas en cana. Si alguien tiene problemas para entender el vocabulario, ofrezco una ayuda en línea, clic aquí.

Fue mi involuntario inicio en la traducción literaria. ¿Una primera influencia para escribir ficción sobre problemáticas de adolescentes…? Si quieren, busquen ustedes sus propias conclusiones. Aquí tienen la traducción completa. Tras obtener la autorización del dramaturgo que escribió el original hace una década, podrán apreciarla y horrorizarse ustedes también.

Advertencia: no apto para menores de 12 años. Contiene vocabulario y escenas que hieren la sensibilidad de los niños en edad escolar. Seguir leyendo “Chicos en la cárcel. Pibes presos. Botijas en cana (Knastkinder) de Rüdiger Bertram”

Anuncios

Libros en escena

El_Ateneo_bookshop_(8081428886)

Un escenario de película, o una librería digna de una ópera. Como quieran expresarlo.

El Ateneo Grand Splendid es una de las más fantásticas librerías de Buenos Aires y del mundo. Se aloja en las antiguas instalaciones de un espectacular teatro.


(actualización después de visitarlo)

El viernes 21 de abril tuve el gusto de visitar este lugar. Y por fortuna no lo hice solo. A las cinco de la tarde nos encontramos en el café de la librería con Dan, Nora, Annette y su esposo Sergio, un hermosísimo encuentro literario.

Guardar

Guardar

Botijas en cana. Acto II, escena 5. Escribiendo cartas.

knastkinder_intro_555_200

Advertencia: no apto para menores de 12 años. Vocabulario incorrecto y escenas violentas.

(Semana anterior: Ganar plata).

Jonathan está sentado con Diego en el piso al borde de la escena. En el lado opuesto se acuclillan Mariel y Ariel. Durante la conversación, Jonathan mira a cada rato a Mariel.

JONATHAN: Mariel es muy amable.

DIEGO: ¿Cómo es eso, “amable”?

JONATHAN: Sí, me cae muy bien, es muy amable. Ariel también es amable, pero siempre muy plantado. En cambio, con Mariel es algo, qué se yo…

DIEGO (divertido): ¿Algo… qué?

JONATHAN: No sé, algo… algo más capaz de entenderme, muy amable, no sé. Me gusta, así de fácil. Algo. Seguir leyendo “Botijas en cana. Acto II, escena 5. Escribiendo cartas.”

Botijas en cana. Acto II, escena 4. Ganar plata.

knastkinder_intro_555_200

Advertencia: no apto para menores de 12 años. Vocabulario incorrecto y escenas violentas.

(Semana anterior: Tramando planes).

Jonathan, Ariel, Mariel y Diego se acuclillan en el piso.

ARIEL: Vas a quedarte un buen rato con nosotros acá.

JONATHAN: Eso es imposible. La semana que viene vuelve a empezar el liceo.

MARIEL: ¿Vas al liceo?

JONATHAN: Todos van al liceo o a la escuela. Te lleva la policía si no querés ir.

DIEGO: Aquí, la policía te agarra por cualquier cosa. Pero nunca me dijeron que la policía te meta en cana por no ir al liceo. Seguir leyendo “Botijas en cana. Acto II, escena 4. Ganar plata.”

Botijas en cana. Acto II, escena 3. Tramando planes

knastkinder_intro_555_200

Advertencia: no apto para menores de 12 años. Vocabulario incorrecto y escenas violentas.

(Semana anterior: Aclara).

La mañana después. Jonathan está acuclillado en el piso y se ve congelado. Tirita de frío y pone los brazos alrededor del cuerpo tratando de calentarse.

GUARDIA (gruñe): ¡DE PIE!

Diego, Ariel y Mariel se acercan a Jonathan y se acuclillan al lado de él en el piso.

ARIEL: ¿Dormiste bien?

JONATHAN: ¿Por qué no dijiste que hay un agujero así de grande en el techo? Me empapé cuando llovió de noche.

MARIEL: Se supone que no te tenía que decir lo que tenías que hacer. Seguir leyendo “Botijas en cana. Acto II, escena 3. Tramando planes”

Botijas en cana. Acto II, escena 2. Aclara

knastkinder_intro_555_200

Advertencia: no apto para menores de 12 años. Vocabulario incorrecto y escenas violentas.

(Semana anterior: Llegada).

Los botijas se sientan en el piso y comen. Jonathan prueba un bocado de su plato, pone cara de asco total y tira el plato lejos, que rueda por el escenario.

JONATHAN: ¡Paaaah! ¿Cómo pueden comerse esto? Es inmundo.

ARIEL: Con un sorbo de té está mejor, pero no se pudo.

MARIEL: Dejalo tranquilo.

DIEGO: Cuánto te apuesto que en el Victoria no es mucho mejor, solo más caro.

JONATHAN: Esto no lo como. Seguir leyendo “Botijas en cana. Acto II, escena 2. Aclara”

Botijas en cana. Acto II: en la cárcel de menores. Escena 1. Llegada

knastkinder_intro_555_200

Advertencia: no apto para menores de 12 años. Vocabulario incorrecto y escenas violentas.

(Semana anterior: Encuentro).

El área de la escena equivale a la superficie de la cárcel. Los muros que la rodean están insinuados en el borde de la escena. Detrás hay una pared de tablas que esconde el inodoro. En el medio hay un rancho precario. En todas partes de la escena se acuclillan botijas en grupitos. Se paran y sientan todo el tiempo y se vuelven a amontonar, de modo que siempre hay movimiento en el fondo de la escena. Todos parecen aturdidos, se mueven lentos, perezosos y vacilantes, como si estuviesen drogados, pero sin aparecer al frente. Solo están en el fondo de la escena.

Delante del rancho están sentados Diego, Mariel y Ariel. Jonathan está parado, nervioso, al lado de ellos, y camina de un lado para el otro como fiera enjaulada.

DIEGO: Por lo menos podrían haber pintado desde la última vez que estuve. Un naranja fuerte o algo así, y entonces estaría más bueno esto.

JONATHAN (se queda parado y sorprendido): ¿Ya estuvieron acá?

MARIEL: Cuando vivís en la calle, siempre vas a parar acá.

ARIEL: Pero igual de rápido volvés a salir.

DIEGO: Tarde o temprano. Más tarde que temprano.

JONATHAN: Pero hay abogados que los pueden sacar de acá. Hay leyes.

DIEGO: ¿No te parece que vivís en otro planeta, vos? Seguir leyendo “Botijas en cana. Acto II: en la cárcel de menores. Escena 1. Llegada”