Etiqueta: Rey

Rey de su vida

SALTO AL REVERSO

enfant_jesus_de_prague_joinville_200908_5 Fuente: Wikimedia Commons.

Nació acunado en oro.
Vivió caminando por senderos de plata.
Murió en lecho de bronce.

Siempre reinó sobre su vida.
Nunca la logró gobernar.

Siempre con un séquito de asesores.
Nunca anduvo solo.

Así se escribió su historia.
Así de simple y compleja.

¿Por qué rey, y no presidente?
Por una sencilla razón.

Un presidente se elige.
O se hace elegir.

Pero uno no elige nacer en la vida que le toca.
La hereda.

Como un rey.
Nace para ser.

Ver la entrada original

Anuncios

Verdes las han segado

Comparto este breve pero sencillo texto que nos aconseja cómo hacer algo bien hecho. Para los melómanos: sigan leyendo hasta el final, van a encontrar algo tan verde como el color esperanza cantado por Diego Torres.

La lagartija, el blog de Luis Juli Aydillo

Dice la leyenda que cuando el Rey Carlos I quiso que el Conde Olivares le presentase a su novia para saludarla, este le dijo “Alteza, verdes las han segado

Luis Juli Aydillo

La primera vez que la oí la citada frase fue a mi jefe. Para ser sinceros, Manolo, el primer jefe que me promocionó, no decía “segado” decía “segao”. “Verdes las han segao” Y ¿cuándo empleaba dicha frase? Lo hacía con cierta frecuencia y siempre referido a solicitudes que se le hacían que eran imposibles (o muy difíciles) de aceptar.

Manolo fue una de esas personas que recordaré por enseñarme el valor del trabajo bien hecho. En aquella época estaba en un departamento de formación, donde daba cursos, elaboraba manuales y guías y dábamos soporte a diversos departamentos de la compañía. ¿Y qué entendemos por un trabajo bien hecho? Todos y cada uno de nosotros intuitivamente lo sabe, pero…

Ver la entrada original 196 palabras más

Un rey llamado Juan Carlos

ONETTI
Foto de archivo (sin fecha) de Juan Carlos Onetti. Fuente: http://blogs.grupojoly.com/disidencias/tag/juan-carlos-onetti/

Quienes nacimos y vivimos en un país surgido bajo la bandera del republicanismo, vemos a la realeza como como algo lejano. Raro, remoto, rebuscado, un poco altivo, acaso distinguido del resto. Así las cosas, cuando vemos pasar a un legítimo miembro de una casa real, abrigamos una extraña mezcla de admiración y curiosidad. Así fue como me sentí, allá por 1983, cuando el penúltimo titular de la corona de los Borbones visitó Montevideo. Al igual que tantos vecinos de Punta Carretas, caminamos hacia Bulevar Artigas, importante arteria que homenajea al máximo prócer oriental (el mismo que casi dos siglos antes luchara contra el ejército de otro Borbón) para ver pasar, saludar y vivar a Juan Carlos. Horas después, muchos otros conciudadanos uruguayos aplaudirían a rabiar cuando el muy mentado monarca se daba el gusto de refregarle en la cara a un dictador militar las virtudes civiles y morales de los sistemas democráticos. Y también, de aludir elogiosamente a un rey de las letras, un uruguayo exiliado en España, su más insigne tocayo: Onetti.

Seguir leyendo “Un rey llamado Juan Carlos”